Cómo liberarnos emocionalmente de nuestros padres?

Cómo liberarnos emocionalmente de nuestros padres?

Mis padres se divorciaron hace más de una década después de casi 30 años de matrimonio. Mi padre siempre ha sido verbalmente abusivo y alcohólico, y se portó fatal conmigo y con mis hermanos cuando crecíamos: a veces no se acordaba de recogernos del colegio y prefería hacer otras actividades antes que estar presente en nuestros eventos.

Después del divorcio, utilizó el dinero para controlar a todos en su vida, eludiendo el pago de la pensión alimenticia o la manutención de los hijos a mi madre. Esto le causó mucho estrés financiero a ella, una madre que se quedó en casa y nos crió a mí y a mis hermanos. No tenía dinero para llevarle a los tribunales. Estoy muy resentida y no me gusta él como persona.

Ahora está envejeciendo y en los últimos años ha perdido a algunos familiares y amigos cercanos. Por ello, ha empezado a llamarnos y enviarnos mensajes de texto a mí y a mis hermanas con tanta frecuencia que he decidido bloquearlo. Le he dicho: «Papá, para; tengo un trabajo a tiempo completo y mascotas y un marido y una casa y mis propias aficiones e intereses, y no quiero hablar contigo».

La semana pasada, se presentó en mi trabajo sin avisar y mi compañero de trabajo le dijo que yo no estaba allí. Tres semanas antes, condujo hasta mi apartamento y llamó a la puerta sin ser invitado. Hace poco nos mudamos y no le di mi nueva dirección para evitar exactamente este escenario, y ahora me está acosando para que le dé mi nueva dirección y no entiende que no quiera dársela.

Mi marido y yo queremos formar una familia en los próximos años, y me preocupa que las cosas empeoren si no afronto esto ahora de alguna manera.

Respuesta

Tratar con un padre difícil como tu padre puede ser frustrante y abrumador, así que entiendo por qué el establecimiento de límites ha sido un reto. Tienes razón en que si no abordas esto ahora, creará más problemas más adelante. Pero para establecer límites de forma efectiva, primero tendrás que tener claro el tipo de relación que quieres con tu padre.

No dices qué tipo de contacto tuviste con tu padre en tu vida adulta antes de las pérdidas que experimentó en los últimos años, pero reflexionar sobre esto es importante. Si hablabais, ¿teníais que llamarle la mayor parte del tiempo, dejando que sintieras su ausencia como cuando eras niño? ¿Te llamaba él, pero sin ser intrusivo, como lo hace ahora? ¿Disfrutabas de algunos aspectos de tus conversaciones con él, o simplemente los tolerabas? Te lo pregunto porque, aunque dices que no te gusta tu padre «como persona», no me queda claro (como puede que a él tampoco) si quieres un contacto limitado con él o ninguno. Creo que tú tampoco sabes la respuesta a esta pregunta.

Eso es porque en muchas familias, cuando ha habido abusos, nunca se habla de ellos, ni siquiera cuando el niño se hace adulto y la relación continúa. En cambio, hay un cúmulo de sentimientos no expresados que se representan en una especie de danza entre los participantes. Tal vez para ti esto se materialice en una dinámica de este tipo: Sientes que no puedes hablar con tu padre sobre el dolor de sus abusos verbales, su consumo de alcohol y su ausencia, y tratas de gestionar esos sentimientos creando distancia no sólo para protegerte, sino quizás también para comunicar lo mucho que te ha herido. Mientras tanto, si él no comprende del todo cómo te ha herido, puede que no entienda por qué le bloqueas y, en su desesperación por tener una relación contigo, se acerca a ti de la única manera que puede: presentándose en persona, por muy inapropiado que sea. Recuerda también que tu percepción de tu infancia puede ser diferente a la de él, porque la gente no siempre se da cuenta de cómo su comportamiento afecta a los demás. Es posible que él crea que fue un padre imperfecto pero cariñoso que te mantuvo. E incluso si es consciente de las formas en las que te falló, puede sentirse culpable por, por ejemplo, no ser un padre presente, y en lugar de expresártelo directamente, intenta estar presente ahora, aunque de una forma tremendamente desconsiderada con tus necesidades.

No sabrás lo que quieres y de lo que es capaz hasta que tengáis un ajuste de cuentas sincero entre vosotros, y ahora sería el momento de hacerlo. En lugar de eludir los problemas diciendo que estás demasiado ocupada para hablar con él, podrías decir: «Papá, te he pedido que no me llames ni te pases por aquí, en parte porque la forma en que lo haces me parece excesiva e intrusiva, y en parte porque hay muchas cosas no dichas entre nosotros de las que tendríamos que hablar antes de saber qué tipo de relación me resulta cómoda. ¿Estarías dispuesta a ir a un terapeuta conmigo para que podamos encontrar la manera de tener una relación mejor que la que hemos tenido en el pasado?»

Su respuesta -y la forma en que maneje la terapia, si decide ir- ayudará a informar sobre el grado de relación que decidas tener con él y los límites que debes establecer. Aspectos a tener en cuenta: ¿Reconoce y asume la responsabilidad de cómo le ha afectado su comportamiento? ¿Intenta reparar la situación? ¿Acepta tu percepción de los hechos, incluso si difiere de la suya? ¿Está dispuesto a analizar su forma de beber y a hablar con usted con amabilidad? En terapia, muchos pacientes me preguntan cómo pueden tener una relación con sus padres abusivos, y yo les digo: «Bueno, primero tienen que dejar de ser abusivos».

Una vez que se determina qué tipo de relación es posible, se pueden establecer los límites correspondientes. Establecer límites con un padre puede parecer desalentador, especialmente si tus límites no han sido respetados en el pasado. Pero ten en cuenta que el establecimiento de límites tiene dos partes. La primera es simplemente establecer el límite: Papá, a menos que haya una emergencia médica grave, ¿puedes llamar una sola vez y te llamaré cuando tenga tiempo para hablar? Esto nos ayudará a acercarnos porque me sentiré mejor con nuestra relación. La segunda parte es mantener el límite. Si tu padre te llama más de una vez antes de que hayas tenido un tiempo razonable para responder (un par de días, no un mes), podrías decir: Papá, te he pedido que no me llames más de una vez antes de que tenga la oportunidad de responder. Si vuelves a hacerlo, voy a bloquear tus llamadas, porque me hace sentir que no te importa lo que es importante para mí.

Recuerda que tu límite es un acuerdo que haces contigo mismo sobre lo que vas a tolerar o no. Por eso la coherencia de tu respuesta es clave. En otras palabras, si a veces dejas pasar que tu padre te llame incesantemente, no sólo le estás enviando el mensaje de que está bien que te trate así, sino que estás haciendo lo que tu padre te ha hecho a ti: no satisfacer tus necesidades. La forma en que él responda a tus límites también te ayudará a tomar otras decisiones, como cuándo (o si) compartirás tu dirección, cómo será el contacto (y si eso es posible) y cómo permitirás (o no) que te hablen.

En esta difícil coyuntura tienes la oportunidad de crear una nueva relación con tu padre, una en la que hayas dicho tu verdad, la hayas comunicado con gracia y amabilidad y hayas tomado decisiones saludables sobre tu propio bienestar. Si él se niega a ir a terapia contigo, esta nueva relación probablemente implique establecer límites más estrictos y mantenerlos con absoluta coherencia. Si él está abierto a trabajar en lo que necesita sanar, puede que llegues a verle a través de una lente más matizada y que encuentres aspectos de tu relación con él que te gusten. En cualquier caso, conseguir claridad en vuestra relación y mantener unos límites saludables no sólo te ayudará a crecer como persona, sino que te preparará para ser el tipo de padre para tus futuros hijos que tu padre no pudo ser para ti.

Revisor de hechos: Patrick

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.